Las Viñas

El terruño que forma las viñas de las Bodegas Cortázar data de varias décadas antes de 1900. Las viñas que adquirió Don Fermín Cortázar, fundador de las bodegas a finales del siglo XIX, ya tenían una prolongada experiencia produciendo una gran uva gracias, en parte, al privilegio de situarse en una de las zonas más productivas que baña el río Ebro. En esta zona se extienden las 70 hectáreas de terreno que producen la uva con la que la familia Cortázar elabora su vino gracias a las exigentes normas a las que se somete para asegurar que sus características sean únicas y con la mayor calidad posible. El Hacienda Cortázar se ha convertido en uno de los referentes dentro del sector vinícola riojano.

Gracias a la dedicación de varias generaciones a la conservación e impulso de las Bodegas Cortázar, la empresa familiar cuenta actualmente con cuatro grandes viñas que contabilizan un total de 70 hectáreas en las que se obtienen 455.000Kg de uva, de los que se sacan 320.000 litros de vino. La variedad del terreno que diferencia a unas viñas de otras, da la oportunidad a las Bodegas Cortázar de cosechar diversos tipos de uva, cuya combinación les otorga esa calidad que tanto los caracteriza. Las cuatro grandes viñas son:

La viña Alta

Viñedo de 45 años ubicado en una ladera de suelos calcáreos a una altitud de 600 metros sobre el nivel del mar.

La viña Baja

El primer viñedo adquirido por Don Fermín Cortázar. Se encuentra al pie de las montañas. Sus vides viejas y robustas proporcionan las mejores uvas de los viñedos Cortázar.

La viña del Río

Situada al lado de la ladera del río Ebro, esta viña produce una gran cantidad de uva con la distinción que le aporta el clima húmedo del Ebro.

La viña Vieja

La última viña que forma el cuadrilátero vinícola de la familia. Se trata, como su nombre indica, de una viña muy antigua que garantiza una uva excepcional para el vino Gran Reserva.