Vinos

El vino Gran Reserva de las Bodegas Cortázar goza de un gran prestigio dentro del mundo vinícola. Exportado a un importante nivel internacional, forma parte de la Denominación de Origen de Rioja. Su principal activo es el vino “Hacienda Cortázar”, del que producen Crianza, Reserva y Gran Reserva.

El más emblemático de todos es el Gran Reserva, la medalla de oro dentro de los caldos Cortázar. Envejecido durante 24 meses en barrica de roble y durante, al menos, 36 en botella, el Gran Reserva requiere una constancia que sólo los expertos son capaces de transformar en gran vino. Potente aunque sedoso, goza de un aroma intenso a madera de roble y distinguidos toques afrutados. Su perfecta temperatura, entre 17º y 18º, y su graduación (13%), lo sitúan en una textura redonda y equilibrada gracias a la combinación de uvas Garnacha, Graciano y Tempranillo. Su exquisito tratado y compleja elaboración no sólo han dado alegrías a la familia, sino un gran reconocimiento dentro del sector y un sacrificio infinito con el objetivo de no defraudar al consumidor y al buen amante del vino.

El Reserva permanece 36 meses en reposo, entre barrica y botella. Su calidad viene dada por la combinación de uvas Mazuelo y Tempranillo. Tiene un color cereza de capa media, con tonos yodados, de tez limpia y brillante. Tiene una temperatura óptima, entre 17º y 18º, y una graduación del 12,5%, lo que le permite tener un sabor de cuerpo medio, con ligera acidez y un gusto a fruta madura.

De sus 36 meses de reposo, el Crianza descansa 12 en barrica de roble. Gracias al jugo de las uvas Tempranillo y Garnacha, brinda a la vista un guinda picota intenso, mientras que al paladar le un gusto equilibrado entre un sabor frutal con buena estructura y un fondo especiado de torrefactos. Se perfecciona con una graduación de 13,0% y una temperatura de 16º, mientras que descansa en barricas de roble americano y francés.

El más Joven de los tintos Cortázar es un caldo honesto que ofrece una gama rica y compleja de fruta roja madura. A pesar de su juventud, se muestra intenso en nariz, pero en boca desprende una frescura que le aportan los matices cítricos que lo componen. Con una graduación no demasiado alta (13%-14%), la mezcla de Tempranillo y Garnacha aportan un equilibrio y una templanza inusual en un joven convirtiéndolo en el vino complejo y concentrado característicos de las bodegas.

Tres vinos distinguidos que sobresalen en calidad y exquisitez. Tres vinos que representan tres generaciones que han logrado posicionarse en lo más alto del sector. Pero la Hacienda Cortázar se extiende mucho más allá de sus propias viñas, y obtiene uvas y cepas de los mejores viñedos de la comarca riojana. El objetivo de esta práctica es ofrecer al consumidor un amplio abanico de productos de alta calidad.